Status:

Status:
Not myself, not anymore. El problema empieza cuando le pierdes el miedo al dolor...

lunes, 18 de febrero de 2013

Antes

Era mucho más fácil no comer, más práctico, casi no debía inventar excusas para lograrlo ya que nadie consideraba raro que yo no comiera.
Hoy en el almuerzo (luego de que me cuasi obligaran a ir, porque siempre digo que no) alguien se me quedó mirando extrañado cuando en lugar de pedir comida ordené una especie de jugo de mango con hielo (arruinando cualquier intento de comer saludable) y empezó a preguntar para saber la razón de no querer comer "no tengo hambre y he comido en casa" ya almorzaste en casa, me preguntó y otro intervino señalando que no era muy posible ya que llego a la Univ. antes del almuerzo "no, pero he comido mucho y tarde" (verdad), al rato ¿a qué hora cenas? "en la noche" y otro intervino diciendo que no ceno.
El otro día alguien estaba tratando de explicarme unos ejemplos de lo que era el amor según determinado autor (que no merece ni mención) y yo me burlaba porque el libro decía que el amor es como la comida, la relación con el hambre y la necesidad de amor, su réplica fue decirme que yo no entendía porque yo no como.
Me causó gracias por muchos motivos, el principal es que yo SÍ como, demasiado, no es como cuando me la pasaba días sin comer y no puedo evitar pensar en lo irónico que es todo, ya que cuando de verdad no comía nadie se percataba y ahora ¿ahora es cuando lo notan? 
El punto es que este post no tiene ningún punto, tengo uno larguísimo en borrador y no sé cuándo lo acabaré para publicar, como para actualizar el tema personal que alguna me preguntó qué pasó con lo de mi familia, sin embargo cada día ocurren nuevos hechos (no los más agradables) y no publico jamás.
Comparto con ustedes esta canción, siempre me gustó, desde hace años y me parece una versión muy buena.
Es raro esto que voy a decir... ¡tengo hambre! ¿qué tiene de raro? no lo sé, el tener hambre y que parezca algo tan ligado al propio ser y a la vez tan indiferente. Me gustaría dominar mis impulsos del cuerpo, me fastidia tener que responder ante algo tan básico como el hambre ¿qué es el hambre en mi vida? ¿qué lugar ocupa la comida en mi vida? ¿por qué? 
Creo que desvarío, alguna vez leí que los desórdenes alimenticios también tenían que ver con esto de querer refrenar los impulsos "carnales", el desentenderte del cuerpo. En momentos así quisiera desentenderme de mi cuerpo, del mi dolor, de la angustia y del llanto.
Me he cortado el cabello, lo he puesto por todos lados porque es un hecho increíble en mi vida. Literalmente desde hace 2 años y un poco más lo he llevado largo larguísimo (por una mala experiencia en la peluquería)  y ahora decidí hacer algo útil con el y lo corté, voy a donar mi cabello cortado para hacer pelucas (una, porque se requieren 6 coletas para hacer UNA peluca) para personas con cáncer.
Me siento un poco rara, porque me escondía tras mi cabello, literalmente me ponía los audífonos y agachaba la cabeza cuando lo necesitaba y nadie veía mi cara triste, además porque me acaban de decir que antes se me veía más bonita, que no lo debí haber recortado, contesté como se esperaría de mi "no me importa verme bonita porque en primera no lo soy y en segunda no quiero tener que hacer cosas superficiales para aparentarlo" y blabla, sin embargo toda la mañana antes de venir a la Univ. estuve pensado en lo que dirían, en si alguien me diría que me queda mal, etc, etc, etc. como diría Be. no me ayuda para nada pensar estas cosas, sin embargo a veces no lo puedo evitar.
Hablando de Be. mañana tengo cita con él, no sé ni para qué voy, es que no puedo sentir confianza en el ámbito personal porque me racionaliza todo (cualidad que admiro de él) peeeeeeeeeero TODO y me hace sentir absurda, lo académico sí me gusta hablar con él, lo otro no. Es complicado, porque al final todo se resume en (exagerando claro) "¿te sirve pensar en eso? ¿no? entonces no lo pienses. Sé que es un proceso más largo de lo que parece, pero es cuestión de acostumbrarte". Tiene mucha lógica, pero no cuando yo pienso en la muerte, en mi muerte, en la enfermedad y el dolor, no cuando veo a diario lo que veo en mi casa, no me sirve, no puedo.

1 comentario:

Flynn dijo...

Me parece genial que dones el cabello, ya ves, no fue en vano ;)
Lo de los pensamientos mmm... A mí me enseñan a correrlos a un costado.. visualizarme haciéndolo con las manos, de ser necesario. Probalo. Suena estúpido pero con la cantidad de pensamientos negativos que tenemos se hace necesario. Otras cosas no funcionan. Una no puede hacerles caso siempre. Todo un tema.

A mí también me pasa... cuando bajo unos cuantos kilos nadie dice nada y si estoy comiendo poco tampoco, sólo observan, pero si engordo y como frente a todos empiezan con "no comes mucho, no?" o "estás más delgada?"... WTF? Lo único que se me ocurre pensar es que al verte comer recuerdan o notan que antes no lo hacías y sacan el tema. Si no, no encuentro mucha lógica jaja

No te amargues, hay que pensar menos :)