Status:

Status:
Not myself, not anymore. El problema empieza cuando le pierdes el miedo al dolor...

sábado, 22 de diciembre de 2012

Orden y desorden.



2.29 pm 
Estoy ordenando mi habitación.  Qué interesante vida llevo ¿no? haha.
Me gustaría que me dejaran sola todo el día en casa, sin las constantes interrupciones de mamá para ver qué hago y más específicamente cómo lo hago.
Me gusta ordenar tanto como me gusta desordenar.
En serio, creo que refleja algo de mi personalidad.
Si ordeno, ORDENO. Me entretengo con cada detalle que encuentro.
Si desordeno, olvido TODO tipo de orden, de patrones para organizar, de planes para ordenar y mantener el orden.
Me voy de un extremo a otro.
Creo que alguna vez M.V. (mi psico) comentó algo similar a lo que les he dicho respecto a este punto en particular. 
De pronto tengo ganas de cajones organizadores, de colores, con figuras, con todo.
De pronto tengo ganas intensas de salir a comprar mil cajones, cajas y demás.
En serio, me voy a poner a ver fotos y... de pronto se me fueron tantas ganas. Tengo ganas de tirarme sobre mi cama, sobre el desorden y tener una de esas escenas de pelis en las que la protagonista termina refundida y casi ahogada por todo lo que hay al rededor.
Es mi desorden. Es mi orden.
Cuando estudio puedo tener todos mis papeles y cuadernos regados por todos lados. Sin embargo, cuando "me aloco" organizo todo por colores, carpetas, post its sistematizados, cuadros, esquemas, mapas, apuntes, resaltadores, lecturas marcadas, obsesión, primer fila en clase, preguntas a todo el mundo, pregunto, pregunto, pregunto...
De hecho, en clases suelo sentarme sola y nunca se nota ¿por qué? en la univ. tenemos mesas largas y compartidas entre 3-5-7 alumnos en filas, yo ocupo 3 (mi gordo trasero y yo). Coloco mi cartera en un asiento vacío, encima del pupitre algunas hojas, en la otra silla me recuesto y apoyo mis codos encima de ese lado de la mesa, encima de mi lado de la mesa pongo cuadernos, en donde están mis codos mis cartucheras, libros, cualquier cosa que tenga. Es un patrón. Cuando llega alguien, es raro porque me siento SOLA (cuando no conozco a alguien de "confianza") en la primera fila, tengo que recoger mis cosas y me siento incómoda, yo siempre digo "lo siento, tiendo a extender mis dominios" ¿acaso soy una reina? ¡AH ES CIERTO! ¡SOY UNA "PRINCESA"! Jajajaja.

Estoy triste.

¿Sabes qué estoy detestando de estas fiestas?
Oír las interminables conversaciones telefónicas y en vivo de qué hacer y dónde. ¡Qué frustrante es esto! Con quién la vamos a pasar, dónde, quiénes van a venir, quiénes van a dejar de venir. Chismes, encuentros y desencuentros. Qué regalos sí y cuáles no. En verdad, ¿a alguien le interesa? Yo amo los regalos, es cierto, peeero ¿los merezco?
Mi mamá me hizo pensar profundamente en esto cuando estábamos en una tienda y le mostré lo que quiero, una tablet (no me pregunten para qué carajos, no hago nada en internet últimamente, no debo estar tanto conectada, quizá ni tenga tiempo, sólo sé que "quiero") y no me prestó mucha atención.
Yo: me gusta mucho.
M: en realidad todo este año no ha hecho ningún mérito para merecer ese regalo, no me ayudas, eres indiferente y...
Yo: (antes de que siguiera con su bendito blablablah que ya me sé de memoria) ya sé.
M: ere una malcriada.
Yo: si no me quieres regalar eso, no lo hagas.
M: ¿y acaso piensas que te voy a rogar? ¡fíjate como contestas!
Yo: no hago nada malo, tienes razón, NO LO MEREZCO, no me compres nada.
M: así como no quieres, yo no te voy a recibir ni un lápiz, si me regalas algo te lo devuelvo.

Me la pasé aguantando las lágrimas. ¿Por la tablet? ¡NO!
Porque este año en teoría he hecho: un curso al que postulé en verano en la universidad, todo el verano, quedé en segundo lugar (en general, quedé primera de todos los asistentes de mi universidad), renové mi beca académica el primer semestre, quedé en primer lugar en una competencia de la Universidad con la que siempre soñé, gané un curso en Europa (no pude ir), fui elegida como representante de mi universidad para un viaje, viajamos a otro país a cuenta de la Universidad, gané junto a mi equipo el primer lugar en la competencia, ganamos 2 premios más y personalmente gané uno como oradora (ni se crean que soy buena, sólo fue un fallo de los jueces), gané por eso un viaje por medio año y viviré en el extranjero (quiero irme YA), nos invitaron a dar una conferencia en otro país el siguiente año (Colombia), ahora tengo la posibilidad de viajar a USA quizá tal vez...
Y todo eso ¿NO ES SUFICIENTE?
Ya sé que reprobé un curso y que perdí mi beca pero desde lo de ser elegida para viajar fue lo que logré "en lugar de tener tiempo para estudiar", pero ella no sabe. Es decir, sabiendo todas esas cosas que les acabo de contar ella no está satisfecha, no me merezco nada. Mi familia siempre es así, si pierdo serían más "felices", tendrían algo de qué hablar al menos, si gano es un "¡qué bueno!" y hablemos de cosas más importantes que mis logros que no significan nada ¿no?
Así que, no quiero nada en navidad porque de hecho NO LO MEREZCO.
Mi mamá me va a dar ropa ¿POR QUÉ? ¿no ve mi obesidad? ¿NO ME VE? Regalarme ropa es "torturarme", es generarme traumas, es revivir odios.
Soy mala persona, no merezco nada bueno.
Mis lágrimas silenciosas me acompañan. Nadie podría entenderlo. Me siento muy sola. Muy desequilibrada. No puedo hoy ser "la campeona" y en el baño encerrarme para golpearme ¿no? no puedo reír sin parar y luego esconderme para llorar. Estoy rota, tengo miedo y estoy escondida en mí misma. No estoy mal, no lo estoy.

Quiero alcohol. dedicaré otra entrada para este tema.

Estoy totalmente dependiente. En serio, creo que estoy desequilibrada, me estoy aferrando a alguien a quien no conozco y con quien tengo la necesidad imperiosa de hablar. No me habla y eso hace que lo persiga más. Soy patética. Soy dependiente. Creo que quiero que me rechacen, que me hagan saber que no le intereso a nadie. ¿Por qué?

Hace mucho no escribía tanto aquí, no las olvido, recuérdenlo.

4 comentarios:

Snugglebunny dijo...

Yo tampoco te olvido, y sabes? todos cometemos errores.. tu mamá quizá no se da cuenta de lo que te está causando y obviamente no lo hace a propósito :( Cuidate mucho, sí? Al menos trata de pasarlo bien para estas festividades <3

Seda dijo...

Lo recuerdo.

Alice Blue dijo...

Hola...
Muchas veces cuando te leo siento lo mismo que sientes, yo hace un tiempo que comencé a sentirme la peor hija del mundo...Ya no me enojo...Ahora cada que recibo un regaño lo tomo como viene, porque lo merezco y la verdad creo que no está del todo bien, pero me siento tan mala persona y con tan poco valor que lo acepto...Estoy loca.
Espero que estés mejor...
Yo no creo que seas mala hija, no lo creo.
Besos

Maia dijo...

encuentro muchas similitudes contigo...
cuando contabas lo de tu orden y desorden..
alucinO! soy igualita...

espero que estes bien y que tengas unas navidades lo más felices posibles! un besazo!

PD:yo tb quiero una tablet entre otras cosas y tendré 0!