Status:

Status:
Not myself, not anymore. El problema empieza cuando le pierdes el miedo al dolor...

miércoles, 6 de abril de 2011

Escenas

Hay una escena que se repite en mi cabeza una y otra vez.


Hace como 3 años, cuando estaba en mi primer año de Universidad conocí a Catalina, tiene casi 2 años menos que yo pero había acabado el colegio pronto y por medio de una amiga nos hicimos inseparables.
Era algo extraña la manera de comportarse de Cata, porque una chica de 17 años que no dejaba de reírse, hacer bromas y enamorarse y desilucionarse de chicos en un dos por tres era curioso de observar; en ese momento no me di cuenta.
Un día, de camino al paradero del segundo bus nos detuvimos en un kiosco (puesto en la calle donde venden golosinas, gaseosas y demás chatarra) y mientras yo observaba sin decidirme qué comer (porque en esa época no comía más que una vez al día, pero no por hacer dieta ni nada de eso; sólo no quería comer ) ella compró gaseosa, papas, fritos, dulces y demás; me explicó que sólo era para entretenerse mientras llegaba a su casa a cenar. Yo me reí.
Unas semanas después estábamos en la cafetería y al ausentarme para ir al baño fui testigo de una escena que aún recuerdo claramente:
Chica1: Oye ¿Y cómo te sientes ahora?
Chica2: mejor, todo ha sido más fácil desde que se lo conté a mi familia.
-Al pasar por su lado me lanzaron una mirada suspicaz y me metí a mi cubículo de baño.
Chica1: Aún no entiendo ¿por qué lo hacías?
Chica2: No sé, yo sólo me sentía no querida, sentía que no le importaba y empecé a vomitar.
-Dentro, oyendo, con el corazón acelerado no sé por qué, me pareció reconocer la voz de la chica2. Salí del cubículo apresurada, lancé una mirada y decubrí un rostro demacrado, el mismo que había pertenecido a una chica que conocí al entrar a la facultad, la sombra de aquélla chica.
De regreso al comedor, donde estaban Cata y Carla, me sentía extraña, nunca podría entender cómo una persona se haría eso a si misma, arruinarse la vida de esa manera porque no se sentía querida, siempre la idea de los transtornos me parecieron tan cercana y lejana a la vez. Estaba a punto de comentarlo con Cata y Carla cuando Cata empezó a actuar extraño, aún no terminaban de comer y ella puso una cara extraña y de pronto estaba levantada diciendo que no podía más, que no podía soportar todo lo que había comido, que era mucho y debía vomitarlo, miraba a todos lados buscando un baño y yo la tomé del brazo diciéndole que no fuera loca, que se calmara, respirara y dejara de decir idioteces, le apreté fuerte el brazo y ella me miró directamente a los ojos, creo que  no podré olvidar esa mirada entre tierna, asustada y totalmente perdida mientras me explicaba que debía vomitar y se safó de mi mano, salió corriendo directo al baño y yo hasta el día de hoy me quedé con la sensación de que debí haberla retenido más tiempo, haber hecho más.

No comprendía lo que había pasado, sólo me enojé mucho, Cata no podía ser bulímica, no podía ; hasta que de regreso a nuestras casas me contó de su transtorno, de cómo surgió (aunque no lograba dar con la causa, según ella no era el peso y no tenía problemas fuertes... ¿típico no?), de su internamiento; esa fue la primera vez que conocí y charlé con alguien, cara a cara, con un transtorno alimenticio.
Es curioso como ese día esas dos historias se entrelazaron para tener mi primer contacto en el mundo real con esa enfermedad. Hasta hoy recuerdo ese día, ya que antes, nunca jamás pensé en etiquetarlas y tiempo después cuando empecé a informarme del tema entendí que lo que desde años atrás sentía tenía nombre.
La primera y única vez, hasta ahora; hace algunos días la volví a ver y entendí algo: ella ya no es más esa enferma que conocí, enferma y presa de un mundo desconocido e incomprensible para mi, ahora yo soy una enferma más de ese mundo, una enferma autodestructiva que se regocija en el ayuno, en el vacío y lo efímero que se siente el cuerpo y la vida con el estómago vacío, la enferma presa de los atracones, de la sensación de asco y odio, comiendo a escondidas, mintiendo, con esta senscación de vacío interminable que ni toda la comida del mundo va a poder llenar jamás; porque es así y LO SÉ y aún así... no puedo dejarlo.
Porque una dieta normal no es para mi, porque necesito ayunar y porque reacciono ante todo lo que sucede al rededor mío con la comida, dejándola o atragantándome. Porque ya dejó de ser acerca del peso y pasó a ser esto, esta cosa en la que me estoy convirtiendo.



Lo siento mucho si esta entrada, como siempre, suena tan melancólica, tan depresiva y tan hundida; recordé la historia de la chica en el baño, la sombra de ella y el completo shock al saber su verdad, la historia de Cata y quería compartirla con ustedes. Ella, por cierto, no vomita más (según lo que sé y estoy casi convencida que es cierto), ella es ahora lo que siempre debió ser, una chica normal con sus altibajos emocionales pero que ya no reacciona con la comida. Extrañamente quisiera que me contara más de ella y sus por qué's, claro, nunca preguntaría, pero me gustaría entenderla, entenderme.

Gracias por sus palabras, como siempre; de pocos me voy poniendo al día con sus blog's, realmente extraño mucho leerlas, ahora entro un poco más al msn, así que la que quiera agregarme ¡Bienvenida sea! Son muy importantes para mi, que no se les olvide.

11 comentarios:

Alice dijo...

......como empezamos todas en esto? nose supongo ke todas tenemos nuestar pequeña historia. Leyendo las historias de las demas, por un lado tiene tanto que ver con la propia pero por otro lado es tan diferente...
.....el fondo del asunto eske todas estamos metidas en esto, por una cosa u otra.

Besitos

Alice dijo...

Nose si te ha llegado el comentario anterior, tenia ke entrar en mi cuenta y creo ke le ha borrado.

Decia ke por una cosa u otra todas tenemos nuestras pekeñas historias. Porke nos hacemos esto? no lo se, yo por perder pero, eso solo fue el principio, yo decia , solo hasta ke llegue a un buen peso....

...... sin darme cuenta he caido, he caido? todavia tengo miedo de aceptarlo, me niego ha aceptar ke no puedo dejarlo cuando kiera..... pero creo ke no puedo

Besitos melodramaticos...

Ariana dijo...

Yo no conozco a nadie que me diga "SI, YO VOY A VOMITAR", pero sé que hay gente que ansia con todo su corazón (todavía tienen) ser anoréxicas (!)

QUE LES DEN.

Vamos juntas <3

Dread. dijo...

jo tia, si que fueron casualidades las tuyas de ese dia,, debiste llegar a casa en un estado de shock.. porque yo me acuerdo, un dia en la piscina oi vomitar a una chica en el baño, y ya me quede como o.o, aun haciendolo yo tambien... pero verlo desde fuera.. y luego lo de tu amiga Cata..

un besazo!

Emma dijo...

Que increíble la historia que contas. Yo aún no conocí a ninguna chica que tuviese un ED. Me siento como sola en el mundo. Y no pidas disculpas por la entrada, la mia te aseguro es peor. Y entiendo COMPLETAMENTE tus sentimientos. Te sigo, me encanta tu blog. Un beso (:

bel dijo...

uno nunca se lo espera del resto, pero como verás. Vomitar o dejar de comer, es lo más común del mundo. De todas formas, no significa que sea correcto



BESOTES.

[coffe u.u] dijo...

Woow! También tengo algunas escenas así pero no tan densas o.o
No sé :) Pero piensa en que hay salidas y todo es posible tanto llegar a los 40 kg hasta recuperarse de esto pero es todo como tu quieras como quieras afrontar la vida, Muy bonito lo redactaste, y bueno una bulimica? no linda por lo menos ana, se siente un poco menos horrible u.u

Seda dijo...

A mi no me parece excesivamente melancolico, es una anecdota que querias compartir y esta bien que lo hagas.
Sabes que mi mejor amiga tuvo anorxia y bulimia y yo no me entere hasta muchos años despues? Y eso q estabamos todos los dias juntas pero... simplemente no concebia que ella pudiera hacer tal cosa, era como que lo sabia pero no queria ponerle etiqueta, lo dejaba en "se que bea tene problemas con la comida, pero no es una enferma loca".

Conectate hoy pliossssss

SkinnyLuvs♥ dijo...

lo se, es bastante difícil de creer, a mi todo el mundo me ve como una persona dulce & feliz, me gusta sonreír siempre lo hago, pero al final de cuentas solo son apariencias no?
& si, se que lo que hago esta mal, pero estoy bien con eso. me Hace sentir bien

jupiter dijo...

Terriblemente profunda tu entrada!!!! guau nena... es tan cierto, tan fuerte... un dia te das cuenta que ya no es solo por bajar de peso... un dia es todo o nada, un dia no podes comer normal, o ayunas o vomitas... un dia no sabes si tiene vuelta atras...
Es dia... me mori de miedo, me vi presa, y me odie por haberme encerrado tan ondo...
Mucho despues... entendi, que si habia sabido como meterme sola, podia salir tambien sola... Cuando lo decidis, lentamente, muy lentamente, empezas a ver el sol... muy lentamente... hace falta muchisima voluntad y pacienca...

Abrazo enorme, y sinceramente me llegaste al corazon con tus palabras!

anntonella♥ dijo...

Cata me hizo acordar a mi. A cuando una amiga me dijo: NO PUEDO CREER QUE VOS, JUSTO VOS.. QUE SIEMPRE PARECÍAS ESTAR FELIZ Y TENER EL AUTOESTIMA ALTISIMA, TE HAGAS ESAS COSAS.

Ya, te quiero tantoo (L)